viernes, 8 de marzo de 2013

Innovaciones en la Danza Árabe

Escribo este artículo con mucho temor de caer en cualquiera de los dos extremos (¡HORROR¡ ¿habrá un tercer extremo?): el extremo de pensar que la Danza Árabe debe ser lo que era en sus inicios y pobre del que le agregue una coma, y el extremo de creer que debe avanzar, incorporando todo tipo de elementos para "refrescar" o "reflejar" la sociedad actual.
 
Como a mí no me gustan los extremos,  trato de hallar el equilibrio que permita ver el asunto en casi todas sus aspectos y decidir o elegir mejor. En este caso, decidir si empiezo a usar  abanicos o un Veil Poi; o si me pongo un traje vaquero para bailar con candelabro o una malla de vedette para bailar un tango ¡¡O, mejor, me disfrazo de Cleopatra y me cuelgo una serpiente al cuello y junto lo antiguo y lo nuevo!! O, por el contrario, no uso nada de nada y me dedico a bailar sólo con ochos y camellos 
 
Tratar de ver el asunto desde varias perspectivas es tarea pesada y larga, y más todavía cuando uno le va encontrando ventajas deseables a ambas alternativas y por supuesto, defectos. ¿Qué hacer?
 
Primero no perder la calma y avanzar paso a paso. Por ejemplo, cuando hablo de innovaciones, me refiero a las famosas fusiones que dizque hacen más novedosa la Danza Árabe, y también a los nuevos elementos de baile: abanicos, capas de armiño (es una ironía) bailarines de Ballet sostenienendo a la bailarina, bailarinas bajando desde el cielo en una arco dorado, etc.
 
En general, uno desea mejorar lo que hace, sobre todo si uno ama eso que hace ¿no?  es una consecuencia natural de la práctica y del hecho de que estamos en una sociedad donde se aprecian los aportes individuales. Así ha ocurrido con la Danza Árabe, por supuesto.  Actualmente bailamos algo bien distinto a lo que hizo la primera mujer y, a pesar de eso, algunas alegan bailar y enseñar estilos auténticos y puros. Y otras no dicen nada ni enseñan nada pero bailan "árabe" y nos dan dolores de cabeza con eso.
 
 
"Fatima Djemille, la Pequeña Egipto original.
Tal vez, ella fue la primera bailarina de Danza del Vientre de renombre en América.
Se hizo famosa en la Feria Mundial de Chicago de 1893.
Esta filmación fue censurada en Chicago en 1907, poniendo etiquetas negras sobre algunas partes de su cuerpo"
Gracias a Nick Wallace-Smith por subir este video
 
 
 
Danza con Vei Poi.
 
 
Los videos de arriba son dos tiempos distintos en la Danza del Vientre. Si presentamos a la Pequeña Egipto en un escenario ahora (2013) no le damos más de 2 minutos antes de que el público empiece a bostezar y a mirar el reloj. En cambio a doña Sadiya la soportaremos más tiempo con esas cositas girando a su alrededor porque son tan lindas y llamativas. Eso sí que Sadiya se va directo a la hoguera (o cárcel) si cae de repente en el escenario, a continuación de Little Egypt... en fin, con la Humanidad nunca se sabe, o más bien no hay remedio...
 
Una vez leí en Internet un artículo a propósito de las fusiones en Danza Árabe que me pareció estupendo así que lo citaré aquí pues me parece que se aplica tanto a las fusiones como al paso del tiempo. Decía ese artículo que podemos comparar la Danza Árabe con un collar de perlas. Cuando me lo pongo, todo el mundo lo ve y dice "Tiene un collar de perlas". Pero si a mí se me ocurre abrir el collar y ponerle, por ejemplo, una plumita de pavo real, pregunto ¿sigue siendo un collar de perlas? Tal vez alguien diga "Qué lindo, modernizó su collar de perlas y  le puso una pluma de pavo real". Si yo, en mi entusiasmo, le pongo más plumas, digamos una pluma cada 5 perlas ¿sigue siendo collar de perlas? ¿Y si le pongo además otras piedras al collar? (admitámoslo,  el collar está quedando horrible)
 
Para mí, la comparación del collar con la Danza Árabe es muy clarificadora de lo que debiéramos hacer las bailarinas cuando queremos innovar o fusionar: debemos lograr un producto con las características que sean, pero que despierte el comentario general de que lo que uno hace es Danza Árabe. Cuando el espectador ya no sabe cómo llamar a eso, vamos mal. Peor, cuando otras bailarinas dudan al vernos bailar, ya se nota que debemos sentarnos a reflexionar qué es lo que estamos haciendo.
 
Pienso, por ejemplo, en las bailarinas de la época dorada: Samia Gamal, Naima Akef y las otras. También ellas fueron innovadoras en su momento, pues introdujeron pasos y movimientos del Ballet Clásico, y a veces el velo, por poner dos ejemplos nomás. Pero a ellas se les veía clarísimo el collar de perlas. Es decir, utilizaron las innovaciones y las fusiones (ya me parece que son la misma cosa) para acercar la Danza Árabe al público haciéndola más impresionante y llamativa, cosa completamente legítima; pero manteniendo los aspectos esenciales de la Danza Árabe: los movimientos, la intención, la expresividad, la emocionalidad.
 
Para mí, lo más importante deben ser dos cosas: reflexión constante sobre lo que hacemos, y calidad en la ejecución. La reflexión nos salva de caer en extremos, en vulgaridades o ambigüedades. Por reflexión entiendo, en este caso, la reflexión misma, el intercambio con otras bailarinas y el estudio que hacemos.  La calidad por su parte, asegura que cualquier disciplina será reconocida y admirada en sí misma., si necesidad de ponerle lucecitas y musiquitas por todos lados, que es lo que hace uno cuando quiere distraer la atención de lo importante (y esto a todo nivel, no sólo en Danza Árabe)
 
Entonces ¿cómo era la cosa?  ¿Es bueno innovar? Creo que sí. ¿Es bueno fusionar? Creo que es inevitable, puesto que vivimos en distintos lugares del planeta y en cada lugar cada cosa es distinta, empezando por el idioma. Pero si la Danza Árabe es conocida actualmente es porque ha mantenido lo central desde que nació: los movimientos, algunos pasos, la intención, el sentido emocional (de expresar las emociones sintiendo la música) la expresividad y conexión entre el público y la bailarina, la improvisación (es decir, la danza sin coreografía). Se me van algunas cosas, seguro, pero creo que lo que he dicho alcanza. 
 
En cuanto a la calidad, hay simplmente buenas bailarinas y malas bailarinas, y mediocres. Y esto es aplicable a la Danza y a cualquier cosa. Entonces, bailarina, cuidado, no degenere su collar de perlas, y  no sea malita ni mediocre en lo que hace ¿ya?

Vientre de Luna 2011 creyéndose La Muerte
 y tratando de que el collar de perlas no se le despeine por ningún lado
 
 
Por si alguien estuviera pensando que yo soy purista y que se me hincha la vena cuando bailan con abanicos, les cuento que sí, que se me hincha un poquito; pero que estoy que me compro unas alas de Isis...
 
 
 
Suhair vio este video en medio de  sofocos y espasmos ...
 y lo puso acá como ejemlo de lo que quería decir, más o menos...
 
 
 

1 comentario:

  1. mm.. entre las peores fusiones, para mi gusto, está la danza arabe y el tango, nada que ver. Entre las mejores, con el hip hop. Muy bueno tu blog. saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar