viernes, 10 de agosto de 2012

Dónde estudiar para ser Bailarina Profesional

Hace bastante tiempo (aunque desde otros puntos de vista no hace mucho) mi Profesora nos preguntó qué objetivo teníamos nosotras cuando empezamos a tomar clases con ella, es decir, qué  queríamos hacer con la Danza. Recuerdo que algunas respuestas fueron tener un momento de tranquilidad, relajo y divertimento en medio de una  semana llena de ingratitudes; aprender algo nuevo; pasarlo bien... Mi objetivo en ese momento fue el mismo que es ahora, aunque con otros matices: aprender  y, cuando llegue el momento, convertirme en Profesora de Danza Árabe. Pero en realidad, yo debo empezar antes, unos meses antes de decir eso que puse más arriba

Cuando buscaba una alternativa para no secar mi jardín interior (JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA  
JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA...!!!!!)
Perdón por la frase (JA JA JA JA JA JA ¡¡¡¡COF COF COF!!!! ) pero se me salió... Debe ser porque estoy enfermita y mis defensas están bajas ...(ja ja ja...) ayayay mi garganta... (jardín interior....ja ja)

¿En qué iba? Ah! en que hubo un tiempo en que necesitaba hacer algo más además del trabajo que, aunque loable  y provechoso, no me dejaba tiempo para hacer algo personal, creativo, nuevo, estimulante o desafiante. Lo que hacía de eso antes ya no lo tenía por distintas razones y si no encontraba algo rápido iba a empezar a ponerme gruñona y fea, por increíble e imposible que eso pudiera ser

Así que pensé qué podía ser eso... ¿Tomar clases de Macramé? ¿Postular a Bomberos en mi ciudad? ¿Tomar clases de Salsa o algo así? No señor nada de eso me servía yo quería otra cosa. Y esa otra cosa fue la Danza Árabe. Ahora por qué llegué ahí? Porque la Danza Árabe era un espacio para la mujer adulta y me permitía entrar a la Danza en forma seria. Además otra cosa, me permitía vengarme de mi pasado (seguimos con las frases de autoayuda, pero qué tienes, Suhair... ay, ya no tengo energía para reírme de ti) aprendiendo Danza igual, aunque no haya sido Ballet Clásico, que era lo que hubiera querido ser si no hubiera vivido como viví, buuuu, pobrecita de mí, ja ja ja ja ja... cof cof cof cof

Bueno, resumiendo las incoherencias del párrafo anterior, elegí Danza Árabe de entre otras alternativas porque calzaba con mi perfil personal y me permitía llegar a ser profesional, aunque este aspecto era más bien una nube alta y difusa todavía y más bien pensaba en aprenderla para luego enseñarla a otras mujeres como antes había hecho con el Teatro
Cuando empecé y llegó el momento en que Liliana nos preguntó eso que dije al comienzo (qué queríamos nosotras con la Danza) estaba segura de que quería dedicarme a eso al menos en forma parcial

Cuando buscaba en Internet  clases de Danza Árabe, me pasó lo mismo que a Janis, la chica que escribió un comentario hace poco y que dio origen a este artículo, es decir, que las academias que a uno le parecen serias y que ofrecerán un trabajo profesional estaban "lo más lejos posible" dijera Cortázar, y no me veía viajando horas en bus para llegar a una clase de 1 hora y media, menos a Santiago  que es el inferno mismo por más que lo defiendan algunos. Así que cuando al fin encontré a alguien en Rancagua salté de alergía. Y aquí está la parte en que me parece responder o ampliar su comentario: yo tomé "clases comerciales" como ella las llama, una clase semanal de una hora y media. A estas clases "comerciales" (que yo entiendo como equivalentes a "Best seller" en la relación "Gran literatura" y "Best seller", o a sesiones de Gimnasia masiva o de baile entretenido ¿estaré llegando muy lejos?) llegan mujeres con todos los objetivos imaginables, todos legítimos, creo y válidos, naturalmente. En este contexto, la Profesora debe pensar en enseñar a todas estas personas, cada una con objetivos distintos, sin hablar de las habilidades que tiene cada una

¡ALTO AHÍ, SUHAIR. ACLARA INMEDIATAMENTE ESO DE LAS CLASES COMERCIALES!
¡Rayos y centellas, cargo de conciencia del carajo! en las clases comerciales se enseña a un nivel no muy exigente pues las alumnas tienen distintos objetivos: algunas sólo quieren divertirse, así que, que les exijan a hacer un camello con propiedad las estresa o les molesta; otras quieren aprender pero antes deben desarrollar habilidades básicas para ejecutar correctamente un movimiento; otras son inconstantes, van una semana y faltan el resto del mes. Así ¿quién puede  hacer un trabajo exigente, altamente técnico, progresivo? Bueno, nadie pues, nadie. Entonces qué hace la Profesora, enseña el mismo  contenido que si formara bailarinas profesionales pero en un nivel muy básico, y de todos los contenidos enseña los que se identifican más fácilmente con la Danza Árabe, pues la gente los ha visto en la tele o escuchado en las radios; pero por ejemplo, no enseña ritmología porque se le arranca la mayoría de las alumnas, horrorizadas por el grado de dificultad de la clase, sin hablar de la lejanía con lo que ellas quieren hacer: bailar. Piensa, por el contrario en las clases de Danza en una academia donde se forman bailarines de Ballet clásico. ¿Cuál es el objetivo de estos estudiantes? ¿Quién se debe adaptar a quién: el Profesor a los alumnos o los alumnos al Profesor? ¿Se asustan los alumnos con un paso difícil o lo enfrentan hasta que lo dominan?
FIN DEL ALTO

Bueno. Y en ese contexto empecé yo: en las "clases comerciales". En ese momento no pensé si en esas clases podría o no aprender bastante como para enseñarlo después, simplemente empecé mi aprendizaje, pensando tomarlo "por cualquer punta" que después ya vería mejor el asunto. Y lo vi, pues avanzando en mi estudio me fui dando cuenta de que no era llegar y ponerme a hacer clases, por ejemplo, a un grupo de apoderadas, en un gesto de buena voluntad. Me di cuenta de que esta danza era un asunto serio, que no podía estropear con el mal gusto de empezar a dar clases con 3 meses de aprendizaje. Sentí la urgencia de compartir con las demás mujeres esta danza que tanto bien nos hace (y a los que están alrededor) pero también refrené mis impulsos por lo que ya dije, no es llegar y hacerlo.
En un contexto tan variado como el de las clases comerciales, qué hice yo para llegar adonde estoy ahora (ahora hago clases y estoy tranquila con eso, bailo en espectáculos y me desempeño correctamente, etc.), pues tomar por mí misma las riendas del asunto y exigirme sola para aprender el doble de las que no tenían el mismo interés que yo. Entonces, mientras las demás descansaban en un alto de la clase, la pequeña Suhair (en ese entonces todavía no me llamaba así) estaba dale que dale a los ochos frente al espejo. Y cuando me iba de vuelta a mi casa, sentada en el bus, practicaba las contracciones de vientre como  decía la Profesora que debíamos hacerlo para mejorar nuestra habilidad para marcar.
Ahora bien, tuve LA SUERTE de encontrar una Profesora que, adaptándose a las distintas alumnas, supo exigirnos para que  cada una avanzara efectivamente y no se quedara simplemente en los camellos hechos como sea, sino como deben ser. Liliana tuvo la generosidad, el nivel profesional, la inteligencia, los conocimientos y la técnica como para darme consejos, corregirme, exigirme y reconocerme como alumna interesada profundamente  en aprender de verdad. Yo tomaba (ahora también) al pie de la letra los consejos, sugerencias y las ideas que ella me daba en clases o que nos daba a todas, y los aplicaba diariamente (¡...Cuánta paciencia me tuvieron en mi casa, soportándome haciendo ochos como estornudos y yo creyendo que me salían perfectos...!)

Bueno. Qué quiero decir con todo esto
Que para ser Bailarina Profesional, es decir dedicarse a tiempo completo a esta disciplina, dictar clases, tener una agenda de presentaciones, y sobre todo tener un alto nivel de desempeño en todos los aspectos relacionados (técnica, dominio, cultura, márketing, publicidad, etc.)  no es necesario ingresar a una ACADEMIA DE DANZA ÁRABE o templo parecido de donde saldremos convertidas en una estrella rutilante de la Danza Árabe. Basta encontrar una buena Profesora.

Con buena Profesora me refiero a esa que tiene los conocimientos, la técnica, las cualidades personales que te permitan desarrollarte como bailarina, tanto cuando estás en un nivel básico como cuando ya hayas avanzado bastante y necesites profundizar y ver aspectos no tan superficiales (por ejemplo ritmología). Cuando digo superficiales me refiero a algo visto en su superficie, sin ir más profundo, no a algo sin importancia o frívolo

La ora parte, o la segunda parte de esto de llegar a ser profesional, es estudiar por tu cuenta. Ya lo he dicho en otros artículos: leer, escuchar música, ver videos, asistir a espectáculos, asistir a talleres y seminarios, preguntar a tu profesora, ensayar diariamente con un plan. Todo esto hace que lo que aprendes con tu profesora, aunque sea una vez a la semana, sirva mucho más que si fueras dos o más veces a clases.

Espero que nadie haya interpretado lo de las ACADEMIAS DE DANZA ÁRABE como un desprecio por esas instituciones a causa de mi resentimiento por no haber estudiado en ninguna de ellas. Sólo por una cuestión de probabilidades no me matriculé en una de las que encontré en Internet. Si no hubiera hallado clases en Rancagua me habría resignado a ir a Santiago. ¿Cuál habría sido mi opinión de la Danza ahora si hubiera sido alumna de una de esas academias? No lo sé. Quién sabe. Creo, sin embargo, que uno llega a ser lo que es por sí mismo, independientemente de los demás. O sea, que seguramente habría ido de academia en academia y de profesora en profesora hasta encontrar una que me entregara lo que yo buscaba. Lo que pasa es que yo tuve suerte de hallar a esa Profesora enseguida.

Y escribo esto porque, en cuanto yo aprendo algo que me parece bueno y provechoso, enseguida me dan ganas de saltar de la silla y salir a enseñarlo, léase compartirlo con otros, pues me gusta mucho que otros anden contentos, como ando yo; ya que hemos hecho nuestro mundo tan tormentoso, debemos esforzarnos para verle la otra cara, la que nos hizo llegar a dominar al planeta (vuelta a la cosa, ahora le salió el lado cómic..., Señor, perdónala)  o a diseñar y poner en órbita las dos naves Voyager; la que nos hace admirar a Nelson Mandela o a Los Jaivas; la que nos hizo inventar Internet para compartir con las personas de todo el mundo

Suhair feliz como lombriz en el Festival de Danza del Vientre 2012, en Santiago, en compañía de sus entrañables, a quienes pelará como corresponde en un próximo artículo














































7 comentarios:

  1. Hola Suhair, me encanta esta entrada ya que yo al igual que tu la danza la veo como algo mas que un simple hobie, por desgracia yo no aun no di con ese tipo de profesora que tu describes pues la 1ª que tuve solo daba nivel de inicio e intermedio bajo porque decidió dedicarse al tribal y mi 2ª profesora tenia una técnica exquisita, daba a todos los niveles, pero sus clases eran como ir al ejercito pues me machacaba sicologicamente e incluso llego a decirme que dejara esto porque no servia para dedicarme a la danza árabe profesioanlmente, en fin no creo que el tener una buena tecnica y disciplina te de derecho a menospreciar el trabajo de otra persona o por lo menos a mi esa actitud no me parece que sea la actitud de una verdadera "profesional".
    Ahora volviendo a tu caso me alegra mucho que encontraras a Liliana, pero ahora que eres profesora, ¿como atajaste la crisis del 3º o 4º año que comentabas en tu anterior entrada?,¿con cuantos años de experiencia en la danza empezaste tu carrera profesional?, perdoname si te hago demasiadas preguntas pero es que estoy super confundida por eso que ya te comente antes,besos Nati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nati!
      Gracias por tus palabras y por compartir conmigo tus experiencias. Aunque a veces uno crea que a nadie le interesarán, resulta que a alguien no sólo les sirvió, sino que las necesitaba para aprender algo nuevo.
      Bien , respondiendo a tu primera pregunta, acerca de las crisis del 3° o 4° año, te diré que la primera vez que me asaltó me contenté mucho pensando que era sólo una estudiante y que no era responsable todavía por el aprendizaje que un grupo de personas, como lo era mi Profesora. Después, cuando llegué a mi casa me tiré de cabeza a Internet a buscar información sobre el tema culpable de la crisis (ya no me acuerdo qué era)primero leí, miré y después ensayé hasta que me imaginé explicando el dichoso tema a otra persona. Listo. Fin de la crisis.
      Ahora bien, las crisis están al acecho ls muy canallas y siempre te saltan de lados inesperados, así que, por si acaso, estoy constantemente leyendo y buscando información en Internet y aprovechando esos videos instruccionales que alguin sube por partes y vamos aprendiendo de Suhaila Salimpour, Dina o Nagwan (egipcia de estos días y muy copiable, ja ja ja)
      Respecto de tu segunda pregunta, acerca de los años dee xperiencia necesarios para iniciarte como profesional, te cuento también desde mi experiencia que debieran ser a lo menos 5 bien llevados, es decir, con ensayo o práctica diaria más las clases semanales, más el estudio teórico, asistencia a seminarios y talleres que valgan la pena (y el dinero) más la reflexión seria y permanente de lo que uno hace. Y este tiempo porque los 3 primeros años son todavía débiles en lo que respecta a enseñar, ya que todavía estás tú misma aprendiendo y a veces tus lagunas se notan. Y aunque esta Danza no tiene digamos una infinidad de pasos y movimientos, los que tiene hay que saber hacerlos bien y con un estilo propio, cosa que tampoco se ve enseguida, porque uno tiende a copiar a la Profesora, inconscientemente o no antes de desarrollar un estilo. No hablemos de los detalles que hacen la diferencia entre ejecutar una coreografía y bailar sin que se note que vas contando.
      Yo, personalmente empecé a hacer clases cuando llevaba 5 años aproximadamente, cuando me di cuenta de que tenía todo lo que te conté en el párrafo anterior. Además, había "ensayado" como profesora en otras ocasiones y me probé enseñando técnica, organizando el tiempo de la clase, dirigiendo al grupo, etc. muchos elementos que dan para un semestre completo de enseñanza.
      Hay un detalle que indica la individualidad de cada caso: planificar y ejecutar una clase no es fácil: las primeras veces vas de crisis en crisis aunque bailes estupendamente. En mi caso, me salvé bastante bien gracias a que yo antes ya había tenido experiencias dirigiendo grupos en clases de Teatro, entonces sabía muchas de las cosas que a uno se le escapan cuando empieza.
      Así que, Nati, la verdad es que hacer clases de Danza es más difícil que bailar profesionalmente, cosa ya difícil, pero el hecho de que estés dudando, de que preguntes y te confundas es muy bueno para tu preparación. Significa que eres seria en lo que haces, consciente y respetuosa del prójimo y que tienes la motivación necesaria para ser buena Profesora. ¿Conocimientos? No sé; tú lo sabes (aunque al menos deberías saber algo de ritmología). Tal vez estés ya preparada y te falta un último empujoncito, que puede ser lo que yo he escrito (y lo que has leído de otras y escuchado de otras) o es posible que de pronto TENGAS que empezar a dar clases y te encuentres cómoda haciéndolo.
      Las crisis son buenas, las confusiones son buenas, pues son como los dolores del cuerpo: te avisan que algo no anda bien y te dicen dónde y cómo te duele y, por lo tanto, te avisan dónde y cómo debes sanarte. Sólo debes escucharte y hacerte caso. Y si no puedes, pues para eso existen los demás.
      Ommalisan, de nuevo agradezco tu cometario y tu interés en mis artículos, hacen que tenga sentido escribirlos
      Te mando un abrazo de apoyo en esta etapa en que te encuentras.
      Suhair

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Suhair, me gustan mucho los temas que tratas. me gustaría que alguna vez hables de la danza árabe con complementos: bandejas, fan veil, abanicos, etc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo!
      Gracais por tu comentario y tomaré este tema en otro artículo, pero antes debo terminar otro que estoy escribiendo sobre el Festival de Danza que hubo en julio en Santiago
      Gracias por inspirarme este tema
      Un abrazo
      Suhair

      Eliminar
  4. Hi there! This blog post couldn't be written any better! Looking through this post reminds me of my previous roommate! He constantly kept talking about this. I most certainly will send this information to him. Pretty sure he will have a great read. I appreciate you for sharing!
    My page : insomnia

    ResponderEliminar
  5. Hi to you!
    Thanks for your words. I'll visit your website as soon as I return from my vacations
    Hugs!
    Suhair

    ResponderEliminar