martes, 1 de septiembre de 2009

Posición correcta de brazos y manos

Éste es otro de los aspectos básicos que conviene aprender en Danza Oriental. Al principio, una empieza con bastante vergüenza a extender los brazos, en parte porque es una posición desconocida para el cuerpo y la mente; en parte porque no tenemos la fuerza suficiente para mantener los brazos en esa posición por mucho tiempo, y en parte porque no podemos poner atención a los brazos y a las piernas al mismo tiempo.
Tan ajena nos es la tarea de poner los brazos donde deben estar, como es esa otra, de coordinar la posición específica de los brazos en un paso con el juego que hacen los pies o las caderas. Nuevamente, somos capaces de concentrarnos sólo en uno de los dos: los brazos o las piernas. De esta manera, nos vamos dando cuenta de que la Danza Oriental no es llegar y pararse a hacer ochos así nomás, como salgan. No señor. Todo tiene su fundamento, y aunque parece ser bien fácil y suave y elegante y gracioso cuando vemos a la Profesora bailar o enseñarnos ese movimiento, otra cosa y muy distinta es hacerlo nosotros en el primer trimestre de clases y esperar milagros.




Bueno. Basta de lamentos. Todo lo anterior es cierto; pero también es cierto, y lo comprueba quien quiere, que con práctica y tiempo, todas las mujeres terminan por aprender a mover simultáneamente los brazos y las piernas.
Hablando desde mi experiencia, puedo decir que uno aprende en primer lugar a mover y ubicar los brazos, según el movimiento o paso que debamos hacer. Esto, en general sigue el principio del equilibrio y la compensación: si trabajas con las piernas y caderas hacia el lado derecho, tus brazos deben ir completando la figura hacia el lado izquierdo. Si tu mitad inferior está trabajando hacia atrás, tu mitad superior trabajará hacia delante. Cuando uno pone “todo” hacia el mismo lado, se ve y se siente mal, pesado, desequilibrado. Incluso corremos el riesgo de perder literalmente el equilibrio e irnos al suelo, horror de horrores. Para evitar esta tragedia, debemos formar con los brazos, la cabeza, el torso, y lo demás una figura que no se vea “corrida” hacia el lado derecho o hacia abajo, o con todo arriba y nada de peso abajo, en fin... es como hacer un arreglo floral o decorar una pared con pinturas: no vas a poner todas las flores a la misma altura ni dirección o no vas a colgar los cuadros chuecos o en un borde de la pared dejando todo el resto vacío ¿verdad?
Ahora, las diferentes posturas de los brazos son las que todas conocemos:
· Extendidos a los lados
· Extendidos hacia el frente, a la altura de los hombros, ya sea con las palmas enfrentándose, o con una palma sobre la otra, o con las palmas hacia nuestra cara
· Ambos brazos extendidos hacia el mismo lado, con una palma sobre la otra; o con un brazo extendido y el otro doblado por delante, con el codo hacia fuera y los dedos apuntando hacia el mismo lado de la otra mano
· Ambos brazos extendidos hacia arriba, ya sea en posición de jarra con las palmas enfrentándose o mirando hacia afuera; con las muñecas cruzadas y las palmas unidas, o con los dorsos de las manos unidos y las palmas mirando hacia afuera,
· Brazos y manos enmarcando las caderas
· Manos y dedos apuntando hacia abajo, pero ubicados detrás de las caderas, de manera que de frente se ven los codos, pero no las manos
· Brazos extendidos en L, es decir, uno extendido hacia arriba y el otro hacia delante o hacia un lado
Hay otras, muchas, combinaciones de brazos, y todas se verán hermosas si las usamos respetando los principios del equilibrio y la compensación.
Sin embargo, aunque pongamos los brazos y manos en el lugar debido, el resultado distará todavía una buena cantidad de metros del que obtiene nuestra profesora (asumiendo que nuestra profesora es buena y sabe lo que hace ¿no?) si no consideramos además del “dónde”, el “cómo” poner los brazos y manos.


¿Cómo poner los brazos?
Lo primero es aprender a mantener las axilas “ventiladas”. Con esto quiero decir que nuestros brazos deben ir abiertos, despegándolos del torso. Al contrario de como los llevamos en nuestra vida diaria.
A continuación, si los extendemos hacia los lados, los brazos van en un ángulo de 45º respecto del torso, y deben verse livianos y flexibles, ni tan extendidos que se vean tiesos, ni tan poco que los brazos se peguen al torso y se esconda la axila. Hay ocasiones en que uno o los dos brazos van extendidos completamente; pero la regla general es la extensión casi máxima, o sea, como decía más arriba. Los antebrazos seguirán la línea iniciada por el brazo, de manera de no irse para abajo o hacia arriba más de lo que la gracia aconseja.
Los codos, por su parte, deben contribuir apuntando siempre hacia atrás; jamás hacia abajo. Me he visto los brazos con los codos apuntando al suelo y de verdad que se ven lamentables: desganados, acongojados, cansados de la vida, en fin.... Pero en cambio, cuando los he puesto mirando hacia atrás ¡enseguida sale el sol!



¿Y las manos?
En cuanto a las manos, deben comportarse como dignas reinas de la noche. Muchas bailarinas echan a perder su apostura por tener las manos de cualquier manera, flojas o caídas, o encrespadas o qué sé yo, de cualquier forma menos como deben ir. Las manos en Danza Oriental merecen un capítulo aparte, porque con ellas se pueden y se deben decir muchas cosas mientras danzamos. Deben complementar las emociones que queremos expresar en nuestro baile, así que deben ser, según sea el caso, suaves, delicadas, suplicantes, firmes, graciosas, dramáticas, alegres, apasionadas, categóricas, tristes, enojadas, melancólicas, enamoradas. Etcétera.
Cómo poner manos melancólicas, no sabría explicarlo, la verdad, porque creo que este elemento de nuestra danza se va descubriendo con el tiempo, a media que nos sentimos seguras de lo que hace nuestro cuerpo cuando danza y a medida que vamos viviendo y aprendiendo nuevas cosas. Hay bailarinas que de niñas saben ser expresivas con las manos, el cuerpo, o los ojos; otras deben desarrollar esta habilidad. Cada una debe aprender a conocerse y a saber cómo demostrar diferentes sentimientos mientras baila. Y es importante que sepa hacerlo, puesto que la expresión de las emociones es ese diamante invisible que el público aprecia en la bailarina y le hace disfrutar viéndola bailar.
Bueno, las manos, en su posición base, deben ir siguiendo la línea que el brazo va dibujando; jamás quebradas en otra dirección ni mucho menos caídas, flameando al viento. Los dedos deben ir extendidos con el mismo principio que los brazos: ni tanto ni tan poco. Ahora que lo pienso, deben ir como para permitir al público apreciar la estupenda manicure que nos hemos hecho para la presentación ¿cierto que sí? ¡O para que se vean los anillos!. Creo que esto vale como regla. Cuando nos miramos las manos, que han quedado tan hermosas, o cuando nos probamos un anillo ¿cómo ponemos las manos frente a nosotros? Bueno, más o menos así deben ir las manos y los dedos.




Ahora, algunas bailarinas, influenciadas por el Ballet clásico, acostumbran dejar el dedo medio apuntando hacia abajo mientras juntan el anular y el índice por encima. He leído y he escuchado que el dedo puesto así es considerado un insulto por el pueblo árabe. No me consta; pero sí he visto muchos videos en youtube, de bailarinas orientales y ninguna tiene el dedo medio hacia abajo. La mayoría usa las manos “exhibiendo la manicure” a veces alejando el dedo meñique un poco, otras veces con los dedos pegados. Pero jamásjamásjamás con las manos flojas, o los dedos abiertos cada uno por su lado, o tiesos, o con el dedo ese para abajo.
En cuanto al movimiento de las manos, existen algunos bien graciosos y elegantes donde las manos se mueven como aspas de un molino, o tensándolas de pronto, o qué se yo. Pero en general, los movimientos que las manos hacen son ondulaciones suaves mientras se desplazan los brazos, por separado o juntos; vibraciones, y giros suaves, muy diferentes del Flamenco, por cierto, en cuanto a la energía y a la dirección del giro.
Cuánto deben moverse las manos durante el baile dependerá de muchos factores, pero nuevamente existe una regla general y básica que es el equilibrio. Si las protagonistas del movimiento en ese momento son las caderas, trataremos de no distraer al público con giros o juegos con las manos. En estos casos, las manos complementan la figura general en su posición básica (manos “manicure”) hasta que les toque decir algo por sí mismas, que puede ser por ejemplo, en una frase con violín. Es decir, las manos deben moverse sólo cuando sea necesario, el resto del tiempo deberían descansar en su posición básica. En esta posición, aunque no hagan nada, están expresando mucho, al aportar equilibrio, serenidad, seguridad. Por lo tanto, hay que aprender a controlar las manos para que no nos sorprendamos muñequeando como locas cuando creemos estar haciéndolo de maravillas. Muñequeando quiere decir girando o moviendo las manos automáticamente, como reflejo de otros movimientos del cuerpo, vicio este muy común entre nosotras, y que afecta a bastante más profesoras de lo que debiera ser.


Como siempre que pienso en cómo hacer esto o aquello, en cuánto tiempo haré eso, etc., llego siempre a la misma conclusión, que en detalle es lo que sigue:
1. Complementar el aprendizaje de la Danza con el desarrollo de fuerza y tonicidad en la parte del cuerpo que necesitamos, en este caso, los brazos y hombros, ayudándonos con los ejercicios que corresponda. Yo tengo dos apoyos: primero una serie de ejercicios para fortalecer brazos que encontré en un video de Pilates, y que hago todos los días, al inicio de la práctica, con una botella de agua de 500cc en cada mano. Luego, la Danza misma. Dedico una parte de la práctica a ondulaciones de brazos (haciéndolos como corresponde, sacando la fuerza desde el hombro y los brazos como he dicho en todo este artículo) o al trabajo con velo.
2. Trabajar incansable y disciplinadamente los ejercicios y posturas que nuestra profesora nos ha enseñado, además de estudiar visualmente a las bailarinas que vemos en los videos de youtube. Lo que quiere decir practicar ojalá todos los días una hora. En esta hora obligarse a usar los brazos y manos correctamente. Al principio cuesta mucho y una lo deja pronto, para hacer algo más fácil. Pero no señor, justamente eso que nos cuesta es lo que debemos repetir siempre en nuestra práctica. Claro que si nos cuesta mucho, puede deberse a que no lo estamos haciendo bien. En este caso, mejor consultémosle a la profesora y pidámosle que nos corrija. Si a pesar de esto nos sale mal, dejémoslo por un tiempo. Seguramente se trata de que no hemos aprendido a hacer el movimiento base, así que, cuando lo hayamos aprendido, volvamos al que no nos salía y tal vez ahora sí resulte.
3. Tener paciencia y no angustiarse porque a una compañera le quedan tan bonitos los brazos y a una no. A ella también le tomó tiempo lograrlo. Pero esto digo, y seguramente repito: si cumplimos los pasos 1 y 2, lograremos avances sin siquiera darnos cuenta. Un día cualquiera nos dirán lo hermosas que nos vemos bailando, o lo comprobaremos por nosotras mismas en un video casero.


16 comentarios:

  1. hola: estoy cursando el 2º año del profesorado de danza del vientre, estuve investigando en internet la explicacion de los pasos y me aparecieron un monton de resultados pero ninguno me conforma... necesito que me expliquen las posiciones de los pies (primera. segunda, segunda cerrada...) ojala puedan ayudarme!

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta yo querria hacerles tengo que hacer un trabajo y me gustaria que me alluden a realizarlo debo averiguar porque no se deben mostrar las palmas de las manos ni la planta de los pies en esta danza? les dejo mi e-mail para esperar su respuesta agustina_11@live.com.ar desde ya muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola yo tambien estoy haciendo un trabajo y tambien necesito porque no se deben mostrar las palmas de las manos y las plantas de los pies.. este es mi e-mail gabrielaacosta_97@hotmail.com gracias .

    ResponderEliminar
  4. hola mi nombre es Ana. primero ke nada kisiera felicitarte por tu blog, ya ke es de mucha ayuda para muchas mujeres ke estamos interesadas en aprender esta danza. Kisiera comentarte ke llevo un año practicando danza arabe, y me encanta, pero tengo un serio problema. En noviembre tuvimos una presentacion, yo encantada de presentarme, pero en el momento de ver a tanta gente me puse muy pero muy nerviosa, pero esa no es la mala noticia por ke pude realizar la rutina, lo malo, fue mi caraaa pues tenia una exprecion de PANICO y TERROR!!! ke todo el publico presente noto y claro se rompio el encanto, pues cada ke me equvocaba me ponia en evidencia. Es por eso ke kisiera ke me ayudaras, pues no se como arreglar ese problema, ya ke en abril tendre otra presentacion y no kisiera ke me ocurriera lo mismo de ante mano gracias bzos bye

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ana!
    Primero que nada, gracias por tu comentario.
    Bueno. te cuento lo que creo que resulta siempre
    1. Primero debes aprenderte la coreografía a un nivel tal que la repitas sin pensar. Por ejemplo, una buena prueba es bailar tu coreografía con otra música, sin equivocarte. Saber tu coreografía a ese nivel te "dejará tiempo" para concentrarte en la expresividad, que es lo que aporta el broche de oro a tu imagen escénica
    2. Cuando estés ensayando, haz como si ya estuvieras en el escenario. A esto agrégale expresividad, es decir, di con tu cara y tu actitud las emociones que te provoca la música y la coreografía.
    1. Primero asegúrate de que tienes listo todo lo que necesitas para bailar: el vestuario, la música, los accesorios, los elementos, los posibles repuestos, etc.
    Antes de que empiece el espectáculo haz ejercicios de relajación. Prueba estos:
    a) En el lugar donde estás practica la respiración profunda: inspira en 4 tiempos, contén el aire 4 tiempos, exhala en 8 tiempos, contén en 4 y repite toda la serie unas 10 veces
    b) Contrae todo tu cuerpo fuertemente; arrúgate, enrróllate, críspate desde las uñas hasta las cejas; mantén esta postura 5 segundos y luego suelta todo de nuevo. Repite unas 5 veces
    c) De pie, comienza a correr lo más rápido que puedas, pero sin moverte ni un paso ¿entiendes la idea? Mantente "corriendo" unos 10 segundos y para. Respira hasta que te aquietes. Vuelve a "correr"
    d) De pie, empieza lentamente a hacer círculos con la cabeza. Luego involucra los hombros, después el torso, las caderas y hasta las rodillas, de manera que tu cabeza en esta etapa final llegará casi el suelo y por supuesto tus brazos también arrastrarán y después se elevarán y así sucesivamente unas cuantas veces.
    6. Guarda silencio. No escuches las conversaciones de los demás, porque seguramente serán del tipo "se me soltó el sostén" "quién ha visto mi caderín" "Dios mío, se me olvidó todo" etc. Y estos comentarios no te hacen bien.
    Cuando la chica que está antes que tú sea anunciada y la veas salir al escenario, tú quédate en el lugar desde donde debes salir a bailar y cierra los ojos o no; pero imagínate que estás bailando espectacularmente bien, que el público está llorando de emoción al verte y que te ves radiante, bellísima, como una diosa y que al terminar el público se pone de pie y te aclama estruendosa y largamente, y que tú les haces una reverencia grácil, elegante y de genuina alegría y ellos te tiran flores y silban y gritan maravillas.
    Un último consejo, Ana. Disfruta plenamente de la música y de tu cuerpo haciendo los movimientos. No te preocupes de la técnica, que la gente en general no se fija en eso, sino en lo alegre que estaba la bailarina y en lo bien que parece que lo estaba pasando. Por su parte, como estarás gozando de lo lindo, tu cuerpo recordará la técnica solito y sin ninguna presión.
    Perdona la extensión de la respuesta. Ojalá te sirva de algo. Espero que te vaya bien en tu próxima actuación.
    Abrazos y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  6. hola de nuevo suhair, soy ana gracias por tu respuesta, pondre en practica tus consejos, no sabes ke animos me das para continuar aprendiendo, me gusta mucho tu blog es muy "educativo". Te mando muchos saludos desde mexico bye

    ResponderEliminar
  7. Hola, mi nombre es ivonne he aprendido muchas cosas y corregido otras tantas gracias a tu blog y a la gentilesa que tienes por compartir.

    ResponderEliminar
  8. Hola, anónimo!
    Estoy muy agradecida por tu comentario. Seguiré compartiendo lo que he aprendido y espero aprender de otras bailarinas.
    Un abrazo
    Suhair

    ResponderEliminar
  9. no se deben mostrar las palmas de las manos porque es como un insulto para los arabes

    ResponderEliminar
  10. Hola, Anónimo!
    Esta afirmación la he escuchado de muchas personas, aunque no tengo la certeza plena de que sea así. Me ha pasado con otras cosas que he aprendido y que de pronto descubro que derechamente no es así o que ha cambiado. Cuando tengo dudas, como por ejemplo ésta, hago lo que me parece mejor considerando que tenemos Internet, donde está la respuesta prácticamente a todo. Así que he visto muchos videos de bailarinas profesionales, amateurs, en espectáculos, en películas, fiestas familiares, de niñas, de abuelitas bailando, etc. Y todas las mujeres usan las manos en forma parecida: elegantes, expresivas, suaves pero no flojas, enérgicas pero no tiesas; en definitiva, "hablando" por sí mismas. Algunas les ponen con los dedos abiertos, otras, como Ranza Kamel en algunos momentos las pone como en el Ballet clásico, a Dina la he visto poner las palmas frente al público como para que la lleven presa si fuera cierto lo que se dice sobre las palmas (bueno, Dina hace cada cosa que a lo mejor no vale como referencia).
    Más todavía, Saida escribe en una nota por ahí que ella exige a sus alumnas no mostrar las plantas de los pies y las palmas de las manos como una técnica para enseñar a colocar bien pies y manos, no porque no se deba usar así o asá. Entonces... la lección, que por lo menos yo he aprendido, es que hay que estudiar, reflexionar constantemente sobre lo que hacemos, observar a las bailarinas de todos los tiempos y aprender de ellas, desarrollarnos y crecer como bailarinas y personas.
    Pero gracias a personas como tú, que proponen temas de conversación, uno aprende cada día más, así que Anónimo, gracais por este aporte tuyo.
    Un abrazo
    Suhair

    ResponderEliminar
  11. hermosos tus consejos amo la danza arabe muchas gracias!!besos y mucha luz acompañada de exitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo!
      Qué bellas palabras
      Muchas gracias por tu comentario y tus buenos deseos.
      Te mando un abrazo gigante
      Suhair

      Eliminar
  12. ola quiciera q me den la historia de la danza del brazo es urgente xfaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo!
      Cuando leí tu pregunta quedé mirando pal techo, ja ja ja... pues nunca en mi vida he sabido de algo como la Danza del Brazo.
      Respecto de esto, sólo pueden estar pasando dos cosas:
      1. Te están tomando el pelo
      2. La Danza del Vientre ha "evolucionado" (o debo decir hebolusionado) tanto que ya me quedé atrasada y hasta es posible que exista una Danza del Cilindro de Gas Licuado

      Anónimo, en cuanto pueda sentarme frente al computador a estudiar este tema, sabré algo más. Pero por ahora, sólo me queda seguir mirando pal techo
      Un abrazo
      Suhair

      Eliminar
  13. me encanta tu forma de escribir, porque lo haces desde el punto de vista de una estudiante, sigue escribiendo mas articulos gracias por compartirlos

    ResponderEliminar
  14. Hola, Anónimo!
    Gracias por tus palabras. No me había dado cuenta de este punto de vista, de que escribo desde la perspectiva de una estudiante ... interesante...
    Aunque me he demorado con otro artículo, tanto que me da un poco de vergûenza, pronto remediaré la tardanza, pues me sentaré a escribir hasta que me den calambres en los dedos, ja ja ja
    Hasta entonces, abrazos y gracias de nuevo
    Suhair

    ResponderEliminar